ISLA CAMPICHUELO, Entre Ríos.– A tres horas de Buenos Aires hay un delicado paraíso natural. Se trata de las islas ubicadas en el tramo inferior del Río Uruguay, un área entre Concepción del Uruguay (Entre Ríos, Argentina) y Fray Bentos (Río Negro, Uruguay). Es una zona de humedales, canales, pastizales y bosques ribereños que conforman un ecosistema de naturaleza salvaje y diversa, en donde el agua es limpia y la vegetación tiene un color tan intenso que si no brotara de esa tierra cualquiera diría que es artificial.

Aunque suene increíble, este lugar es poco transitado por las distintas comunidades que viven a pocos kilómetros de aquí; eso hace que no esté tan difundida la vitalidad y la importancia de este ecosistema. Ahora, el multimillonario norteamericano Gilbert Butler –un conocido filántropo que dejó su vida como empresario para dedicarse a proyectos de conservación y uso público de diversas zonas naturales de gran relevancia– compró tres islas en esa área y las donará los gobiernos de Uruguay y de la provincia de Entre Ríos para generar un parque natural. Esa donación tendrá como objetivo preservar la zona y, mediante diversos programas, fomentar la interacción de la comunidad con el lugar. Se trata de las islas San Genaro, La Dolores y Campichuelo.

Recorrido por las islas que pasaran a formar un parque natural en la zona inferior del Río Uruguay

Recorrido por las islas que pasaran a formar un parque natural en la zona inferior del Río Uruguay (JULIAN BONGIOVANNI/)

La novedad se conoce poco antes de la conmemoración, mañana, del Día Mundial de los Humedales, que se celebra desde 1997, en homenaje de la firma del Convenio sobre los Humedales en Ramsar, Irán. Ese documento fue el primer tratado vinculado a la conservación y el uso racional de los humedales. En la Argentina, aún no se logró sancionar la Ley de Humedales para proteger a esos ecosistemas.

“Se donarán 514 y 2695 hectáreas a los gobiernos de la República Oriental del Uruguay y de la Provincia de Entre Ríos, respectivamente, para incrementar la categoría de protección en ambas márgenes del tramo inferior del Río Uruguay. El área es de gran valor para el patrimonio natural y cultural de ambos países. A través de la iniciativa, se busca consolidar un corredor biocultural de áreas protegidas para contribuir a la conservación de sus especies y hábitats, a su capacidad de respuesta frente al cambio climático y al desarrollo sustentable de actividades turísticas, educativas y científicas vinculadas a su conservación que beneficiarán a más de medio millón de personas que habitan en el área”, señalan desde la fundación Banco de Bosques, involucrada en el proyecto.

Miembros de Wildlife Conservation Society y la fundación Banco de Bosques, en la zona donde se desarrollará el parque natural

Miembros de Wildlife Conservation Society y la fundación Banco de Bosques, en la zona donde se desarrollará el parque natural (JULIAN BONGIOVANNI/)

La donación se hará de este modo: la Butler Conservation Found envía los fondos a través de la ONG Wildlife Conservation Society, que a su vez ejecuta los fondos mediante el Banco de Bosques en la Argentina, mientras que en Uruguay lo hace mediante la Asociación Civil Ambá.

Quién es Gilbert Butler

Emiliano Ezcurra, director ejecutivo de Banco de Bosques, explica que Butler trabajó en bancos norteamericanos como el JP Morgan y luego fundó su propia empresa, llamada Butler Capital, que administra activos de distintas empresas.

“Butler siempre fue muy deportista, y es un fanático del kayak. Hecha su fortuna, decidió retirarse del mundo empresarial y fundar Butler Conservation Found en 1988 para empezar a hacer proyectos de uso público de áreas protegidas. Se hizo amigo de Douglas Tompkins, otro empresario y ecologista estadounidense, quien lo acercó a la Argentina. Ya estaba haciendo proyectos de conservación en lugares como Carolina del Sur”, describe Ezcurra.

Se donarán 514 y 2695 hectáreas a los gobiernos de la República Oriental del Uruguay y de la Provincia de Entre Ríos, respectivamente

Se donarán 514 y 2695 hectáreas a los gobiernos de la República Oriental del Uruguay y de la Provincia de Entre Ríos, respectivamente (JULIAN BONGIOVANNI/)

Aquí, la primera donación de Butler fue para el Impenetrable, en Chaco. Luego financió el estudio de abogados que luchan contra la instalación de represas chinas en Santa Cruz y desarrolló el sistema de senderos y refugios del Parque Nacional Perito Moreno. Recién en 2020 visitó Entre Ríos y decidió comprar las islas mencionadas.

El proyecto

La donación de las islas es un proyecto de conservación, pero además tiene una arista muy importante que es el programa de kayaks para escuelas. “El objetivo es que la comunidad pueda conocer los humedales y los valoren. Compramos 50 kayaks individuales de fabricación nacional. Es un programa gratuito. Las escuelas se anotan y pueden venir. Lo iniciamos en mayo y vinieron 2150 chicos de escuelas de la zona, y van a venir chicos de la comunidad qom de una escuela de Chaco”, señala Ezcurra, quien agrega que también se está preparando el lugar para el ecoturismo.

Uno de los programas que ya están en marcha es la escuela gratuita de kayak para escuelas de todo el país

Uno de los programas que ya están en marcha es la escuela gratuita de kayak para escuelas de todo el país (JULIAN BONGIOVANNI/)

“Hay muchos chicos de la zona que no tienen contacto con el río y menos con las islas. Por eso, cuando llegan y se encuentran con 50 kayaks e instructores que les explican sobre remo, especies invasoras, exóticas, y otras cuestiones, los chicos se asombran y se entusiasman”, agrega Andrés Von Gerstenberg, encargado de logística de Wildlife Conservation Society.

Una de las características más destacadas del proyecto es la lucha contra especies exóticas invasoras, que son una de las causas más graves de extinción de otras especies. El gran problema aquí es la acacia negra o Gleditsia triacanthos; es una especie que llegó a la Argentina a principios del siglo XIX, originalmente desde Estados Unidos.

Las organizaciones involucradas se encuentran construyendo refugios que se utilizarán con fines educativos y de ecoturismo

Las organizaciones involucradas se encuentran construyendo refugios que se utilizarán con fines educativos y de ecoturismo (JULIAN BONGIOVANNI/)

“Es una invasora muy exitosa y muy agresiva para algunos ecosistemas. Nosotros tenemos un programa de voluntarios que realizan un censo de todas las especies invasoras de este ecosistema para poder controlarlas y evitar que se pierda la diversidad de la flora”, indica Ezcurra.

En las islas, uno de los grandes problemas son las especies exóticas invasoras

En las islas, uno de los grandes problemas son las especies exóticas invasoras (JULIAN BONGIOVANNI/)

En el corredor hay un sinfín de especies de animales de todo tipo y tamaño, incluso algunos en peligro de extinción, como el aguará guazú (Chrysocyon brachyurus), el cánido de mayor tamaño de América del Sur. Asimismo, se ha descripto la disponibilidad de hábitat adecuado para desarrollar acciones que favorezcan la recolonización o reintroducción de especies como el ciervo de los pantanos (Blastocerus dichotomus), el cérvido de mayor porte del subcontinente, extinto localmente y amenazado de extinción a nivel global.

Un delicado paraíso natural: las tres islas en el Río Uruguay que un filántropo donará a los gobiernos uruguayo y entrerriano
Estas leyendo: la nacion