Un delincuente que circulaba en una moto robada el domingo por la tarde intentó evitar un control policial y dio pie a una persecución de película. Al verse rodeado por móviles policiales, abandonó la moto y se tiró al Riachuelo, pero en un momento no pudo avanzar más y pidió que lo auxiliaran. Luego fue llevado a un hospital en situación de detenido.

El hecho ocurrió en la localidad de Valentín Alsina, partido de Lanús, el domingo por la tarde, cuando comenzó la persecución en la intersección de las calles Olazábal y Pellegrini, en la zona de La Ribera.

De acuerdo al lo que le informaron fuentes policiales del Municipio de Lanús a LA NACION, la Patrulla de Respuesta Inmediata de Lanús se disponía a identificar al conductor de una moto sin patente cuando el hombre se dio a la fuga. El hombre continuó su marcha evadiendo a los policías que comenzaron a perseguirlo en sus móviles.

La moto que había sido robada y tenía pedido de captura en la Ciudad de Buenos Aires

La moto que había sido robada y tenía pedido de captura en la Ciudad de Buenos Aires (Policía Lanús/)

La secuencia fue captada por las cámaras de seguridad de la zona. Tras 15 cuadras, en Osorio y Pellegrini, en la subida del Puente Olímpico en dirección a Capital Federal, se puede ver en las imágenes cómo el hombre abandonó la moto y continuó huyendo a pie, hasta que llegó a la orilla del Riachuelo y se tiró.

Tras nadar en dirección a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por unos minutos, el hombre volvió a dirigirse hacia provincia y pidió que lo auxiliaran porque no podía avanzar.

Fue entonces que los bomberos lo alcanzaron y lo acercaron a la orilla con la ayuda de una soga, para luego ser asistido por personal del SAME y derivado al Hospital Evita de Lanús donde está actualmente internado por la gran ingesta de agua contaminada.

El delincuente al momento de ser rescatado

El delincuente al momento de ser rescatado (Policía Lanús/)

Según pudo averiguar la Policía, la motocicleta que conducía el hombre, una Honda CB1 de color rojo, tenía un pedido de secuestro activo a raíz de un robo desde el pasado diez de enero por la policía de la Ciudad.

La causa está siendo investigada por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial de Avellaneda-Lanús.

Un ladrón se tiró al Riachuelo para escapar de los policías, pero después les tuvo que pedir auxilio: tragó agua contaminada
Estas leyendo: la nacion