Un agente de la división Barrial de la Policía Federal baleó a tres aspirantes de ese fuerza de seguridad federal y fue detenido por policías porteños en el cruce de las avenidas Nazca y Beiró, en el barrio de Agronomía, donde ocurrió el trágico episodio que habría sido desencadenado por una situación de violencia de género.

Según confirmaron fuentes oficiales, el agresor -identificado como Sebastián Vargas Orellana- había mantenido una relación sentimental con una de las víctimas. Esa mujer, identificada como Cintia Santa Cruz, de 30 años, recibió al menos dos impactos de bala en el abdomen y fue trasladada al Hospital Tornú por una ambulancia del SAME.

Al lado de Santa Cruz también se encontraba otra aspirante a oficial de la PFA, Camila Soledad Juárez, de 26 años, que resultó lesionada en el ataque al sufrir un disparó en una pierna y otro en la cadera. Al igual que su amiga, su derivada al Hospital Tornú.

En ese ataque también fue herido un joven cadete de la PFA que acompañaba a las mujeres, luego que el policía federal usase su arma reglamentaria para impactar disparos en el tórax y el abdomen de esa víctima. Ese hombre es atendido en el hospital Zubizarreta, donde llegó luego de ser trasladado en un taxi.

Al recibirse el aviso sobre el ataque, agentes de la Policía de la Ciudad pertenecientes a la Comisaría Vecinal 15 C interceptaron y detuvieron al agresor, que portaba su pistola 9mm.

El arma usada en el ataque, la 9 mm reglamentaria de la Policía Federal

El arma usada en el ataque, la 9 mm reglamentaria de la Policía Federal

Fuentes oficiales confirmaron que el atacante, que no portaba el uniforme de la PFA, se identificó con agente de la fuerza de seguridad federal, dejó el arma en el suelo y se entregó ante los policías porteños.

Vargas Orellana, cumplía funciones como policía barrial, cuerpo que está asignado a la prevención del delito en asentamientos, en el caso de la ciudad de Buenos Aires su presencia quedó limitada a la villa 1-11-14. Los investigadores sospechan que ese policía siguió a sus víctimas y buscan reconstruir sus movimientos con el apoyo de imágenes de cámaras de seguridad.

Si bien sus palabras no pueden ser incorporadas en un expediente, trascendió que Vargas Orellana confesó que disparó contra su expareja y los otros dos cadetes de la PFA. Ese relato, más allá de las pruebas y declaraciones de testigos, deberá ser validado en la indagatoria que será encabezada en las próximas horas por la fiscalía que interviene en el caso.

Nota en desarrollo

Un policía federal baleó en el barrio de Agronomía a tres aspirantes de la misma fuerza y quedó detenido
Estas leyendo: la nacion