Hanna es una mujer brasileña que vivió en experiencia propia lo que es enfrentarse al departamento de migraciones de Estados Unidos. Tenía visa de turista y ya había viajado a ese país con anterioridad. En una de las últimas ocasiones que quiso ingresar, casi la deportaron. En redes sociales, contó su experiencia y también detalló qué fue lo que la salvó de que la hicieran volver a su país. Los oficiales migratorios terminaron por liberarla, algo que la joven catalogó como un “regalo del cielo”.

Se enamoró de un azafato en el vuelo, le dio un papel con una mensaje y sorprendió con el giro de la historia

La tiktoker (@hannaribeiro1) consideró que aunque ahora su anécdota la cuenta entre risas, en el pasado la llevó a momentos de verdadera tensión. Todo ocurrió en su segunda visita a esa nación: “Vine a Estados Unidos por primera vez y me quedé seis meses. Luego volví a Brasil y me quedé ahí por un mes… Más tarde, intenté regresar”, relató.

No mencionó los motivos por los que quería trasladarse nuevamente a EE.UU., pero lo que sí detalló es que no esperaba que la detendrían en migraciones. Hanna afirmó que desde el primer momento en que estuvo en la frontera los policías la catalogaron como no apta: “El sujeto miró mi pasaporte, miró mi cara y después se puso a buscar algo en la computadora. Volvió a mirar mi cara y me dijo ‘un momento’”, contó al recordar los nervios de ese instante.

(@hannaribeiro1/TikTok)

La creadora de contenido aseguró que su situación no mejoró, al menos en la etapa inicial. Después de verificar su información en el sistema, los policías la sometieron a una revisión exhaustiva.

Este es un filtro por el que pasan los viajeros considerados como sospechosos, o que dan indicios de querer quedarse a vivir ilegalmente en Estados Unidos: “Vino otro tipo de migración y me dijo que me uniera a la gente que estaba adentro. Me desesperé porque iba a la famosa sala de inmigración”, contó.

Después, las autoridades le realizaron un procedimiento para verificar que todo estuviera en orden: “El hombre me pidió que abriera todas mis maletas, pidió mi iPad, pidió mi computadora y mi celular. Pasó mucho tiempo buscando entre mis cosas mientras yo estaba sentada ahí en la pequeña habitación. Estuve tres horas esperando y los policías solo revisaban entre mis maletas”, agregó.

Cuándo cambia la hora en Estados Unidos

Después, los agentes le preguntaron quién le pagaba su viaje: “Les dije ‘yo estoy patrocinando mi viaje’… Además me preguntaron si tenía novio en Estados Unidos y les conté la historia resumida. Me hicieron un montón de preguntas y me dijeron que me iban a deportar a Brasil”, agregó la joven sin especificar si su pareja representó una amenaza para su estatus migratorio.

Tener la visa de turista no garantiza un ingreso seguro a EE.UU., algunos viajeros pueden ser deportados

Tener la visa de turista no garantiza un ingreso seguro a EE.UU., algunos viajeros pueden ser deportadosLa dejaron ir y no la deportaron de EE.UU.

Lo que a la brasileña le resultó más impactante fue que el desenlace de su historia quedó solo en un susto. A pesar del interrogatorio que le hicieron, la dejaron en libertad. Según su testimonio, no tenía alternativas cuando le comunicaron que estaban por deportarla, así que puso su fe religiosa de por medio: “Comencé a rezar y dije ‘señor, por el amor de Dios, no me dejes ir’. Al final, llegó un hombre, me pidió que recogiera mis cosas y me dijo que me podía ingresar. Dije ‘fue Dios mío desde el cielo’, no pude creerlo”.

Este ingreso a Estados Unidos también la dejó con un detalle importante en su historial: “Me dejaron entrar, pero obtuve mi pasaporte con membrete diciendo que tenía que irme en tres meses”, cerró.

Viajó a Estados Unidos, le preguntaron algo de su novio en migraciones y casi la deportan: “No pude creerlo”
Estas leyendo: la nacion